02 septiembre 2014

Tartaletas de Arándanos


¡Hola! Sí ya estoy de vuelta, no os pensáis que me he ido de vacaciones, ya me gustaría, el caso que me he tomado unas semanas de descanso en el blog que realmente necesitaba y así he disfrutado de los fines de semana y tiempo libre después del trabajo. Pero ya iba siendo hora de volver a la carga que estamos ya en Septiembre, parece que el verano termine pero aún queda, y más los que tenéis la suerte de vivir en un país como España, aquí por el norte de Europa no tenemos la misma suerte aunque los pronósticos dicen que Septiembre será mejor que Agosto, así que imaginaros que Agosto hemos pasado por aquí, pasado por agua casi todos los días. 

Así que el blog ha estado descansando pero lo que si que no ha parado ha sido mi cocina, ésta nunca para cuando estoy en casa. Así que hoy os traigo una de las recetas que preparé hace unas semanas que tuvimos barbacoa en casa. Probablemente ya sabréis que me encantan las tarteletas y estas especialmente me gustan por la base que al llevar harina de maíz le da una textura y sabor diferente. Como siempre podremos decorarlas con lo que más nos guste o lo que más tengamos a mano, yo opté por los arándanos. La receta de la base es una adaptación de Marta Stewart. 


Tartaletas de Arándanos
Para 5 tartaletas de 8 cm
base: 
125 g harina normal
70 g harina de maíz
40 g azúcar blanco
1/4 cucharadita de sal
105 g mantequilla fría sin sal
4 cucharadas de coco rallado
1 yema de huevo tamaño L
1/2 cucharadita de vainilla en pasta

Precalentamos el horno a 160º. Batimos todos los ingredientes con una amasadora o con una batidor de mano. Lo batimos justo hasta que empiece a formarse una bola. Dividimos la masa en 5 partes y repartimos con los dedos por la base y los lados de los moldes con base removible, sin engrasar. Ponemos papel de horno y judías secas encima de la tartaleta para evitar que suba la masa. Horneamos unos 10 minutos, sacamos el papel y los pesos y horneamos unos 5 minutos más para que se haga el centro de la tartaleta. Retiramos del horno y presionamos la base de las tartaletas con una cuchara. Dejamos enfriar sin retirar del molde sobre una rejilla.

relleno: 
250 ml de leche 
1/2 cucharada de vanilla en pasa o una o una vaina de vainilla
2 yemas de huevo L 
50 g azúcar 
15 g maizena  
arándanos frescos para decorar

Ponemos a fuego medio la leche y la vainilla hasta que empieza a hervir y retiramos del fuego. Lo tapamos y dejamos reposar 20 minutos. Batimos las yemas y reservamos. Ponemos el azúcar y la maizena en un cazo y le añadimos la leche con la vainilla y cocemos a fuego medio, removiendo constantemente hasta que la masa espese y empiecen a salir las primeras burbujas, aproximadamente unos 5 minutos. Removiendo constantemente añadimos las yemas. Seguimos removiendo constantemente, hasta que la mezcla esté lo suficiente espesa.
Lo ponemos en un recipiente y lo cubrimos con papel film que toque la superficie, así evitamos que se forme costra. Dejamos enfriar y guardamos en la nevera mínimo 2 horas o hasta dos días. Antes de usar lo batiremos de nuevo.

Rellenamos las tartaletas y cubrimos con arándanos antes de servir. 




Y contadme ¿què tal vuestro verano?

Si os gustan las tartaletas no os perdáis las de cereza y chocolate, o de limón y fresas o mis favoritas.

Por cierto hoy es mi santo, así que felicidades a todas las que se llamen como yo 

Feliz semana

16 julio 2014

Ensalada de Verano


¡Hola! ¡qué tal va el verano? Igual os pensabais que me había ido de vacaciones, pero no, sólo que me tomé una semana de descanso en el blog, y es que aunque en el trabajo todo sigue siendo lo mismo, cuando llego a casa por las tardes me las tomo con calma y aprovecho para disfrutar de esas cosas que en invierno en estos lares prácticamente  es imposible. En la cocina también me lo tomo con calma, y apetecen cosas simples y sobretodo sin horno! Así que hoy os traigo una receta sin complicaciones, la cual ya os enseñaba en una foto en instagram hace unos días. Las ensaladas son un clásico en casa pero especialmente en verano son una gozada. Esta es sencillisima de hacer pero realmente sabrosa y suculenta a la vista. Espero que os guste y la disfrutéis tanto como yo, a mi todo lo que lleve gambas o aguacate ya es un puto, pero juntos ya es lo mas. A disfrutar! 



Ensalada de Verano
200 g ensalada iceberg
250 g gambas cocidas
1 aguacate
mayonesa (si es casera mucho mejor)
sal y pimienta
eneldo fresco
1 lima

Mezclamos la mayonesa con un poco de eneldo fresco y ponemos en un bol. 
Cortamos la ensalada y ponemos en el plato para servir.
Cortamos el aguacate a dados lo ponemos en un bol a parte y mezclamos con el zumo de media lima para evitar de esta manera que no se oxide.
Repartimos el aguacate por la ensalada junto con las gambas. Mezclamos con eneldo.
Sal pimentamos y servimos junto con unas rodajas de media lima y la mayonesa.


Si queréis otra idea para otra ensalada no os perdáis esta.

Feliz semana

02 julio 2014

Banoffee Pie


Hola! Ayer empezó el nuevo mes y yo os traigo esta nueva receta que llevaba tiempo pensando en publicarla. Este es un clásico de la gastronomía inglesa. Me encanta, especialmente en verano ya que no necesita horneado. Para la salsa de caramelo podemos utilizar directamente un bote de dulce de leche o cociendo una lata de leche condensada, pero este proceso nos llevará 2 horas. Así que os muestro como hacerlo de una forma más rápida e igualmente deliciosa. Eso sí, si disponéis de un autenticó dulce de leche en casa no dudéis en utilizarlo.  


Banoffee Pie
Makes a 
base: 
250 g galletas digestives trituradas
100 g mantequilla sin sal derretida

filling: 
400 g leche condensada
100 g azúcar moreno
100 g mantequilla sin sal
4 plátanos medianos
400 g nata líquida (heavy cream)
1 sobre (8 g) azúcar avainillado
nueces pecanas caramelizadas para decorar


Trituramos las galletas en un procesador de alimentos, o simplemente las machacamos dentro de una bolsa con un rodillo. Añadimos la mantequilla derretida, mezclamos y repartimos en el molde por la base y los lados, presionamos con una cuchara. Ponemos en el frigorífico.

En un cazo derretimos la mantequilla, agregamos el azúcar y mezclamos hasta que esté completamente disuelto, veremos que adquiere un color marrón. Añadimos el bote de leche condensada y lo llevamos a ebullición unos dos minutos, sin parar de remover hasta que adquiera el color dorado y la consistencia espesa. Repartimos el caramelo por la base de la tarta, dejamos enfriar y ponemos en el frigorífico una hora para que quede firme.

Cortamos los plátanos y repartimos por toda la base. Montamos la nata con el azúcar avainillado hasta que forme picos. Repartimos la cobertura y decoramos con nueces pecanas caramelizadas o lo que más nos guste. Podemos decorar con cacao en polvo o chocolate rallado.

Una vez decorada la tarta me gusta ponerla en el frigorífico para que se ponga firme antes de servir, así nos facilita también el corte. Si queréis podéis ver el corte después de unas horas de frigorífico en la foto que colgué hace unos días en mi instagram.

Si os gusta el plátano podéis ver también esta tarta o estos cupcakes.

Nos vemos la próxima semana

26 junio 2014

Panna Cotta con Frambuesas


Hola!! Ha pasado bastante tiempo desde mi última publicación, pero como muchos ya sabéis estuve de vacaciones y luego me he tomado unos días de relax. Pasé unos días en el Algarve, si queréis ver algunas fotos podéis verlas en mi instagram. Si nunca habéis estado os lo recomiendo, es un lugar maravilloso. Unas playas perfectas, el paisaje es espectacular, su gente y sobretodo la gastronomía, deliciosa y barata, qué más se puede pedir? 
Ahora si que ya llegó oficialmente el verano y con ello apetecen recetas ligeras, yo hoy os propongo esta panna cotta que me hizo especial ilusión, las frambuesas son de mi pequeño huerto que tengo en casa! bueno las que veis en pantalla, porqué para el coulis de la base utilicé frambuesas congeladas compradas, ya quisiera yo tener una plantación más extensa! 
La receta es adaptada el libro de Béatrice Peltre de La Tartine Gourmande, una pieza indispensable para los que os gusta la lectura culinaria. 


Panna Cotta con Frambuesa
para 6 
coulis:
200 g frambuesas
el zumo y la ralladura de medio limón
2 cucharadas de azúcar

panna cotta: 
250 ml nata para montar, heavy cream
250 ml leche entera
50 g azúcar
3 hojas de gelatina
5 semillas de cardamomo
1 vaina de vainilla
frambuesas frescas para servir

Primero trituraremos las frambuesas con una minipimer (licuadora de mano). Ponemos en un cazo a fuego lento las frambuesas licuadas y el azúcar, mezclando constantemente, cuando vemos que empieza a espesar y a coger mas consistencia añadimos el zumo y la ralladura del limón. Retiramos del fuego y dejamos enfriar un poco antes de repartir la mezcla en los vasitos que lo vayamos a servir. Ponemos en la nevera mientras preparamos la panna cotta. 

Ponemos a calentar la nata, la leche y el azúcar con la vainilla y las semillas de cardamomo abiertas. Cocinamos a fuego lento por 5 minutes. Retiramos del fuego, tapamos y dejamos infusionar 20 minutos. Mientras tanto ponemos a hidratar la gelatina en un bol con agua fría, por cinco minutos. 
Retiramos la vainilla y el cardamomo y si se ha enfriado demasiado calentaremos nuevamente. Escurrimos la gelantina y la añadimos, mezclamos y repartimos la mezcla en los vasos.
Ponemos en la nevera para que cuaje, unas 3-4 horas o mejor toda la noche. 
Decoramos con frambuesas frescas antes de servir.


Si os gusta las panna cotta no os perdáis esta de chocolate.
Y qué me contáis vosotros, tenéis algún plan especial para este verano?

Feliz semana

03 junio 2014

Smoothie para el bronceado


Suelo hacerme smoothies muy a menudo y más ahora que se acerca el calorcito los hago casi a diario. Mañana me voy de vacaciones! sí! me voy al Algarve, estoy muy emocionada. Portugal la conozco bastante bien, pero desde Lisboa hasta el norte, a la parte sur no he estado así que cualquier recomendación será bienvenida!
Os cuento que llevo unas semanas tomando smoothies para preparar la piel para el sol. Preparad vuestra licuadora y mucha fruta y verdura, sobretodo la de color naranja!  Muchos expertos aseguran que no es necesario gastarnos el dinero con pastillas de farmacia u otro establecimiento,  con una alimentación sana y una adecuada protección solar nuestra piel sufrirá menos a la hora de exponernos al sol. 
Desde hace unos años mi piel se ha vuelto más sensible, no tolero el sol demasiado incluso me salen unos granitos con los primeros rayos. Me recomendaron preparar la piel a base de alimentos como la zanahoria, la calabaza, papaya, mango, naranja, tomate, sandía, melón... la lista es larga y nos da muchas alternativas para prepararnos un delicioso smoothie. Todos estos alimentos favorecen a la prolongación y estimulación de la pigmentación de la piel. Tampoco es que me quiera poner conguito, eso es algo imposible en mi caso, pero a parte tampoco lo quiero, un poco de color le sienta bien a todo el mundo, pero sin pasarse, no os parece?
Os he puesto medidas orientativas de los ingredientes, los suelo alternar según el tamaño y el estado. No me gusta añadirle leche ni agua, por ello prefiero añadirle el líquido a base de zumo, en este caso de naranja.



Smoothie para el bronceado
mango congelado (unos 250 g)
zanahorias (3 o 4)
pepino (medio pepino)
zumo de naranja (de dos naranjas)


Mezclamos todo en la licuadora hasta que esté cremoso. Si lo queremos más liquido podemos añadir un poco de agua o más zumo.
Servimos inmediatamente.

Con estos ingredientes hice el que podéis ver en las fotos, esta vez no le añadí plátano pero lo suelo hacer con plátano ya que le aporta algo más de dulzor. Si lo preferís podéis añadirle alguna cucharadita de miel o edulcoranteure. 


Si os gustan los smoothies probad en hacer un smoothie verde, tiene muchísimas propiedades, está de moda y sin duda uno de mis favoritos! y si queréis probar algo diferente probad con un un lassi.

Protege tu piel y a disfrutar del verano!

Nos vemos en dos semanas, me podéis seguir en instagram voy a intentar ir subiendo fotos del viaje .



27 mayo 2014

Tarta de Mango


Buenas, qué tal vuestro fin de semana? el mío bastante bien y una de las razones es que tengo nueva bici! Estoy emocionada, no puedo dejar de mirarla, es tan bonita! podéis verla en mi instagram. Desde el momento que me vine a Holanda soñaba con tener una de este estilo, la verdad que a parte de bonita es cómoda y estable, cosa que con la que tenía no me sentía del todo cómoda. Pues los frenos eran de pedal y con una sola marcha, así que imaginaros el esfuerzo era doble. A pesar de lo robusta que parece es muy ligera, estoy encantada, tanto que hoy me he quedado un poco plof porqué ha llovido y no he salido con ella, lo sé, lo sé, aquí da igual que nieva, llueva o sople un viento de 120 km/h, la gente sigue pedaleando igual, pero no es mi caso, aún no estoy lo suficiente adaptada! 
Bueno y vamos con la receta que hoy os traigo una tarta deliciosa, refrescante, fácil de hacer y lo mejor de todo es que no necesita horneado. Lleva un toque especial en la base ya que he utilizado unas galletas de jengibre que venían en la caja de Degustabox del mes pasado. Me han encantado estas galletas, pero podéis utilizar las galletas que mas os gusten y si no encontráis las galletas de jengibre podéis añadir un poco de jengibre en sirope a la mezcla.



Tarta de Mango
molde de 23 cm 
base:
200 g galletas (yo he utilizado con jengibre)
75 g mantequilla derretida
relleno:
300 g mango fresco, pelado y cortado, un poco más para decorar
100 g leche condensada
250 ml nata líquida (con alto porcentaje de grasa, min 35%)
4 hojas de gelatina neutra


Trituramos las galletas y las mezclamos con la mantequilla derretida. Cubrimos la base y los lados del molde y presionamos con la ayuda de una cuchara. Ponemos en el frigorífico mientras preparamos el relleno.
Trituramos el mango y agregamos la leche condensada y mezclamos. 
Ponemos la gelatina a hidratar en un bol con agua fría. Cogemos una pequeña cantidad de la nata, unos 30 ml, y la ponemos en un cazo a calentar, paramos el fuego justo cuando empiecen a salir las primeras burbujas, escurrimos la gelatina y la agregamos a la nata, removeremos hasta que esté completamente disuelta. Dejamos que se enfríe antes de añadirlo al resto de la mezcla.
En este momento sacamos la nata de la nevera y en un bol a parte la montaremos hasta que forme picos. Una vez fría la agregamos a la mezcla del mango e iremos agregando la nata montada con la ayuda de una espátula con movimientos envolventes hasta integrar. Rellenamos el molde, alisamos y refrigeramos mínimo 4 horas o toda la noche.
Cortamos un poco de mango y decoramos antes de servir. 


Para todos aquellos que queráis disfrutar también de las cajas sorpresa de Degustabox sólo tenéis que acceder a su web y registraros. Además os facilito el código LV4EJ con el que obtendréis un descuento en el precio final, de 14,99 € a 9,99 € gastos de envío incluidos, ¿no es fantástico? Y si no queréis perderos ninguna de sus novedades podéis seguirlos por Facebook y Twitter. Yo estoy encantada con todos los productos.

Si os gustan este tipo de tartas podéis echar un vistazo a esta tarta de limón.

Que tengáis una estupenda semana, el jueves aquí es fiesta nacional :)
Hasta el martes que viene  

21 mayo 2014

Bizcocho de Remolacha y Chocolate


Hola! qué tal va la semana? Yo llevo unas semanas un poco ajetreadas pero el estupendo tiempo que estamos teniendo ayuda mucho a llevarlo mejor. Llevamos unos días en Holanda que parece verano, bueno verano a la holandesa, no hace nada de frío, incluso vamos en manga corta y el fin de semana pasado estuve de visita relámpago en mi pueblo de Barcelona como me gusta la primavera en mi pueblo!
Igual ya va siendo hora de empezar con helados y cosas más ligeras porqué ligero que digamos este bizcocho no es, pero os aseguro que está tremendamente delicioso. Seguro que a nadie de vosotros os suena raro cuando te dicen que un bizcocho lleva zanahoria, calabacín o calabaza, pero cuando le dices eso a alguien que no está muy puesto con el tema puede sonarle raro y es gracioso verle la cara que pone, os suena lo que os digo verdad? Pero lo mejor es verle la cara una vez le han dado el primer bocado. Así que con la remolacha no iba a ser menos. Yo los adoro, cualquier vegetal les da un sabor y textura complemente distinto a si no lo llevara. Este es un bizcocho extremadamente húmedo y jugoso, no dudéis en probarlo. Ideal para una merienda y os aguantará 2 o 3 días cubierto en un stand con campana si perder apenas jugosidad. 



Bizcocho de Remolacha y Chocolate
para molde de 20 cm
200 g chocolate negro 
150 g azúcar moreno 
80 g aceite de oliva suave
2 huevos L
1 cucharadita de vanilla en pasta
100 g harina normal
1 cucharadita de cacao en polvo 
1 cucharadita de levadura química
1/4 cucharadita de bicarbonato sódico
1 pizca de sal
200 g remolacha cocida entera


Precalentamos el horno a 180º y engrasamos un molde con spray o mantequilla. 
Derretimos el chocolate al baño maria y dejamos templar. En un robot de cocina picamos la remolacha, no la hacemos puré, también nos servirá un rallador, reservamos.
En un bol tamizamos la harina, el cacao, el bicarbonato, la levadura y la sal y reservamos.
Batimos el azúcar con el aceite, añadimos los huevos uno a uno y la vainilla, batimos bien hasta integrar y esté esponjoso. Gradualmente añadimos la mezcla de harina y finalmente la remolacha y el chocolate y removemos con una espátula.
Repartimos la mezcla en el molde y horneamos 40-50 minutos o hasta que al insertar un palo de brocheta éste salga casi limpio. Retiramos del fuego y dejamos unos 10 minutos en el molde antes de transferir el bizcocho a una rejilla para que se enfríe por completo antes de decorar.

ganache chocolate:
100 g chocholate negro
150 g nata líquida (heavy cream)

Ponemos la nata en un cazo a fuego medio hasta justo empieza a hervir y añadimos el chocolate troceado, removemos constantemente hasta que el chocolate se disuelva.
Cubrimos la tarta con el chocolate y servimos. 



Espero que os haya gustado.
Que paséis una estupenda semana  

13 mayo 2014

Huevos al Horno con Queso, Tomates y Mostaza


Este plato es ideal para servir con una buena ensalada, perfecto para almuerzo, cena o los tan de moda brunch de fin de semana. Suelo utilizar este tipo de cazuelas para presentar muchos platos, sobre todo cuando vienen invitados, la verdad que fue un capricho cuando las compré pero estoy encantada con el uso que les estoy dando incluso para la presentación de postres. Por supuesto cualquier recipiente que tengamos en casa resistente al horno nos servirá para preparar este plato. 
La sugerencia que os traigo es muy fácil y rápida de preparar y la presentación individual lo hace aún más atractivo. La combinación del queso con la mostaza es deliciosa, yo utilizo queso old amsterdam , pero cualquier queso tipo gruyere o cheddar nos servirá. 


Huevos al Horno con Queso, Tomates y Mostaza
para 4 personas
4 huevos L
100 g sour cream o yogur griego
2 cucharaditas de mostaza de dijon
100 g queso old amsterdam rallado
2 tomates rojos medianos
sal y pimienta
cebollino picado


Precalentamos el horno 180º y engrasamos 4 recipientes con spray o mantequilla. 
En un bol mezclamos la sour cream, la mostaza, el queso y el cebollino, salpimentamos al gusto y reservamos. Cortamos los tomates a dados.
Cascamos un huevo en cada recipiente intentando que no se nos rompe la yema. Salpimentamos y repartimos el tomate y cubrimos con la mezcla de queso.
Horneamos 10-12 minutes o hasta que esté ligeramente dorado. Servimos inmediatamente. 




A los que me siguen ya saben como me gusta la mostaza de Dijón, si a vosotros también os gusta os recomiendo esta tarta de tomates o esta tartaleta, ambas con el toque especial de esta mostaza.

Feliz semana  

06 mayo 2014

Naked Cake de Frutos Rojos


Hola! el domingo pasado hice tuvimos invitados en casa e hice esta tarta. La intención era cubrirla con un frostig por completo, pero en el último momento decidí acabarla en plan naked cake. Me encanta el aire que tienen, parecen inacabadas pero a la vez tienen toque rústico y elegante. Me gusta hacer este tipo de tartas, suelen gustar mucho y lo mejor es que no se tarda nada en montarla. Para la decoración utilicé todo tipo de frutos rojos que me encantan. Espero que os guste. Lo siento pero no os he puesto foto del corte, como venían invitados no era plan de presentar una tarta ya cortada, pero si os apetece verlo lo tenéis en mi instagram.



Red Fruit Naked Cake
para molde de 15 cm
200 g azúcar blanco
200 ml aceite vegetal
200 g harina de todo uso
2 cucharaditas de levadura en polvo
4 huevos L
la ralladura de un limón
1 cucharadita de vainilla en pasta

Para el relleno:
500 g mascarpone
70 g azúcar glas o icing sugar
1/2 cucharadita de extracto de vanilla, para el frosting uso este
frutos rojos para rellenar y decorar

Precalentamos el horno a 180°. 
Tamizamos la harina y la levadura, reservamos.
En un bol batimos el aceite con el azúcar, a velocidad alta hasta que blanquee. Añadimos la vainilla y los huevos, uno a uno, batimos hasta que la masa blanquea y espesa. Incorporamos la ralladura de limón y finalmente la harina gradualmente. Tener especial cuidado no sobrebatir una vez incluida la harina, batir solo justo hasta integrar. Repartimos la mezcla en un molde previamente engrasado y horneamos 40 minutos, o hasta que al insertar un palillo este salga limpio. Si pasados los 40 minutos vemos que ya ha adquirido color pero vemos con el palillo que por dentro no está hecho, cubrimos con papel de aluminio para evitar que se nos queme la superficie. Sacamos del horno, dejamos templar un rato en el molde y pasamos a una rejilla para que enfríe completamente antes de decorar. Si lo preferimos podemos hacerlo la noche anterior, una vez frío lo envolvemos con papel film y lo metemos en el frigorífico.

Una vez completamente frío cortamos el bizcocho a capas. En un bol mezclamos el mascarpone, el azúcar y la vainilla. Montamos la tarta en el plato que vamos a servir o en un stand de tartas. Ponemos una cucharada de la crema de mascarpone y repartimos con una espátula, ponemos frutos rojos por toda la superficie y apretamos ligeramente con la yema de los dedos. Repetimos con las otras capas, con la última le ponemos algo más de crema y más frutos rojos. Si lo deseamos podemos esparcir azúcar glas antes de servir. 





Nos vemos la semana que viene  

29 abril 2014

Tartaletas de Pera y Queso Azul


Ya estoy de vuelta de Expotarta. Ha sido corto pero intenso. Me dio tiempo a hacer un poco de todo, ver a algunos amigos y de reencontrarme con compañeros blogueros. Un placer volver a ver a EsterMarinaAlicia y Melania y poder poner cara a EstherIsa y Rebecca, muchas risas y una gran cena, chicas tenemos que repetir. Hubo tiempo para ir a la feria, pasear por Madrid, hacer un poco de turismo y el viernes tuvimos cena con Jorge de Recetags y el sábado cena de Sweet Magazine. Un fin de semana muy completo.
Así que después del fin de semana dulce tocaba receta salada. Hace unas semanas en esta receta os hablaba del libro que me regalaron y hoy traigo otra receta adaptada. Si os gustan los sabores pronunciados os recomiendo que probéis estas tartaletas. Para las peras al vino he seguido la receta de mi amiga Ester de La Cuinera. Podéis utilizar cualquier queso azul, yo he optado por roquefort, pero podéis usar gorgonzola o queso azul danés. Pero si no os gusta el queso azul probad con queso de cabra, sabrán igual de deliciosas y sabrosas. 


Tartaletas de Pera y Queso Azul
Para 5 tartaletas de 8cm
Para la base :
100 g mantequilla fría a dados
150 g harina de todo uso
1/2 cucharadita de sal
una pizca de pimienta
1 huevo tamaño L

Para el relleno:
3 peras al vino (receta de La Cuinera)
100 g queso azul
100 ml crème fraîche
1 huevo tamaño L
sal y pimienta

Para hacer la base podéis seguir las instrucciones aquí.
Precalentamos el horno a 180º y preparamos los moldes. Colocamos la masa el molde y pinchamos con un tenedor.
Para el relleno batimos los huevos y la crème fraîche en un bol. Añadimos sal y pimienta y el queso desmenuzado, mezclamos y rellenamos las tartaletas. Decoramos con las peras como más nos guste. Horneamos 20-25 minutos hasta que los bordes y la superficie adquieran un bonito color dorado.
Servimos caliente o ligeramente templadas. 




Feliz semana  

22 abril 2014

Natillas de Coco


¡Hola! ¿Qué tal ha ido la Semana Santa? ¿Habéis hecho algo especial? Aquí en Holanda sólo era fiesta ayer Lunes de Pascua, pero aún así la he aprovechado estos tres días a tope. El tiempo ha acompañado durante el fin de semana y menos mal porqué el domingo teníamos comida con amigos en casa e hicimos barbacoa y disfrutamos del solecito, pero ayer ya otra vez lluvia, pero aproveché para descansar. La buena noticia es que el viernes estaré en Madrid, voy a reencontrarme con buenos amigos y también con la excusa de Expotarta quedaremos con algunas de las compañeras de la revista Sweet Magazine. Tengo ya ganas que llegue el viernes! La semana que viene os cuento que tal la experiencia. 
Hoy os traigo receta facilita, unas natillas de coco deliciosas. Me encantan sobretodo por la textura del coco rallado, pero si no os gusta una textura más suave y sin grumos, simplemente con la leche de coco le dará un toque y aroma suficiente. 


Natillas de Coco
Para 6
200 ml leche entera
400 ml leche de coco
3 yemas de huevo L
90 g azúcar blanco
1 cucharada de maizena
50 g de coco rallado

Batimos las yemas, el azúcar y la maizena en un bol hasta que esté todo integrado y cremoso, reservamos.
En un cazo ponemos la leche de coco con la leche entera a fuego lento y lo paramos justo cuando rompa a hervir. Retiramos del fuego e incorporamos la leche en el bol de la mezcla anterior gradualmente batiendo al mismo tiempo.
Ponemos toda la mezcla de nuevo en el cazo, añadimos el coco rallado y calentamos a fuego lento removiendo constantemente con unas varillas para evitar grumos hasta que empieza a espesar.
Retiramos del fuego y repartimos en los moldes. Dejamos enfriar los moldes en la encimera y guardamos en la nevera mínimo 3 horas antes de servir o mejor toda la noche para que cuaje bien.
Podemos espolvorear un poco de coco rallado por encima antes de servir. 





Si os gustan las natillas podéis mirar estas con galleta Oreo o estas de praliné.

¿Quién va a ir a Expotarta? Ya me decís, porqué me encantará conocer y poner cara a gente de esta blogosfera, yo tengo previsto pasarme por la feria el sábado.

Que paséis una estupenda semana  

09 abril 2014

Tarta de Chocolate y Caramelo Salado


Creo que no os he comentado aún que voy a ir a Madrid en dos semanas a Expotarta. Siempre hay una buena excusa para volver a la ciudad que me acogió durante casi 7 años! Así que si alguno de vosotros va a estar por ahí será  muy grato conoceros. Probablemente por la feria me pase el sábado y los demás días los aproveche para ver amigos y visitar todos aquellos sitios que con la excusa de que vivía allí me quedé sin ver, con eso de no "hacer el guiri" pues te quedas sin visitar muchos sitios interesantes, ¿no os pasa? a mi ahora me está pasando en Amsterdam! Así que si vais ya me decís ¿vale?
Bueno vamos con la receta que ya estaba tardando en publicar esta tarta. La combinación del chocolate con el caramelo salado es increíblemente irresistible. Hacer la salsa de caramelo en casa es un momento y la satisfacción de tener un tarro en la nevera es lo más. Sobretodo usad sal tipo maldon o fleur de sel, por favor no usad sal de mesa común! el resultado no tiene nada que ver. 


Tarta de Chocolate y Caramelo Salado
base:
130 g mantequilla fría
80 g azúcar blanco
170 g harina
30 g cacao en polvo sin azúcar
2 yemas de huevo L
1/2 cucharadita de pasta de vainilla
1/4 cucharadita de sal

caramelo salado:
60 g mantequilla
2 cucharadas de agua
50 g azúcar moreno
50 g azúcar blanco
100 ml nata para montar (heavy cream)
fleur de sel o sal maldon (yo he puesto como 1/4 de cucharadita)

ganache:
150 g chocolate negro
125 ml nata para montar  (heavy cream)
20 g mantequilla

para la masa: Batimos la mantequilla y el azúcar en un bol, a velocidad media unos 3 minutos hasta que blanquee y esté esponjoso. Reducimos la velocidad y añadimos la harina, el cacao y la sal. Continuamos batiendo y finalmente añadimos las yemas de huevo. Batimos hasta que integre y hacemos una bola con las manos, envolvemos con papel film y ponemos en la nevera 1 hora o hasta 2 días. Lo podemos también congelar hasta 3 meses.

salsa caramelo: instrucciones aquí

Ponemos harina en una superficie donde podamos trabajar con la masa, estiramos y rellenamos el molde de 23 cm con las base desomldable. Quitamos o doblamos hacia adentro el sobrante y pinchamos la base con un tenedor. Lo ponemos en el frigorífico 30 minutos.

Precalentamos el horno a 170º. Ponemos papel de horno y judías secas encima del molde para evitar que suba la masa. Horneamos unos 15 minutos, quitamos el papel de horno y las judías y seguimos horneando hasta 10 minutos, o hasta que vemos que las masa está cocinada. Dejamos enfriar sin sacar del molde en una rejilla.

Una vez esté el molde frío repartimos el caramelo salado por todo el fondo del molde y lo colocamos en la nevera para que cuaje mientras preparamos el ganache.

ganache: En un cazo a parte ponemos la nata para montar y la llevamos a hervir a fuego lento. Retiramos del fuego justo cuando empiecen a salir las primeras burbujas. Añadimos el chocolate troceado y la mantequilla y removemos con una espátula hasta que el chocolate esté completamente disuelto. Dejamos templar.

Una vez templado cubrimos con el chocolate toda la superficie y decoramos con unas lascas de sal. 


Guardamos la tarta en la nevera, máximo dos días. Yo la suelo hacer y la comemos el mismo día y al siguiente, os recomiendo no dejarla más tiempo, al paso de las horas veréis que va solidificando cada vez más.
Si os gustan este tipos de tartas no os perdáis esta también que seguro que os encantará.

Que tengáis una estupenda semana